EL VERDADERO MILAGRO

Hola amigos. He escogido escribir en esta fecha; el 12 del 12, por alusión a un hecho muy especial  que recojo en una de mis novelas: “La conquistadora Guadalupana”. Y es que, este impactante milagro que se dio hace ya cinco siglos, en 1531, no deja de inspirarme. Pero más que contaros con detalle, como se desarrollaron los hechos ─que podéis encontrarlo en mi libro y por supuesto en diversas fuentes oficiales─, quería aportar una nueva idea.

Muchas son las aportaciones del misterioso milagro ocurrido en el Tepeyac (México), pero en pocas ocasiones se destaca, la predominante, bajo mi punto de vista; el hecho de que millones de creyentes se aferran desde entonces, a «la guadalupana», como inspiradora de su fe. Y es que, efectivamente, a partir de esta fecha, las conversiones se multiplicaron exponencialmente.

La Iglesia católica, lejos de tratar de dar publicidad al encuentro de Juan Diego, con tan misteriosa dama, que dejó su rostro gravado en una burda tilma, permaneció silenciosa, pero condescendiente, al ser consciente de la entrega de los lugareños. Y es que la Virgen, escogió al mejor de sus defensores: «El más pequeño entre los pequeños».

Aquí es donde quiero llegar. Para lo divino, los más indefensos y desdeñados por la sociedad, son sus elegidos. Aquellos que no esperan fama ni aprobación, sólo ser fieles a lo que les pide su corazón. Juan Diego, seguramente pasó desapercibido para la mayoría de personalidades del momento, pero no importó, ni importa, llegó donde debía llegar y para lo que había sido escogido por tan «Gran Dama».

Hace un momento, escuchaba la historia de una mujer que contaba cómo había llegado a triunfar, a pesar de haber vivido una vida convulsa, con un grave accidente de por medio, que le dejó secuelas. Pero para mí, lo importante no era la fama que alcanzó ─la cual la mayoría no suele alcanzar en su misma situación, por mucho que se esmere─, si no la manera en la que se entregó a realizar, sin miedo, aquello que necesitaba para dejar de estar oprimida, gracias a la extraordinaria experiencia que vivió, que le hizo replantearse la vida.

Con todo esto que os cuento, quiero mostraros como al final, lo importante en nuestra existencia, no es el reconocimiento externo, tanto como el interno. Hay mucha gente extraordinaria por ahí, anónima. Vosotros mismos podéis serlo, si dejáis a un lado cualquier aspiración banal y os centráis en lo inmediato e importante.

Cada gesto importa y más si sale de dentro de algo tan inapreciable que sólo tú eres capaz de sentir. Nada es más valioso, ni da mayores frutos.

Por eso y por mucho más, hoy es un gran día, en el que lo «pequeño», crea lo GRANDE, que marca la DIFERENCIA.

Espero que nunca os rindáis amigos, en dejar esa huella indeleble, que sólo vosotros podéis ofrecer, aunque parezca que nadie lo percibirá. Lo hará quien tenga que hacerlo, y será tan extraordinario, como el mejor de los milagros.

LOVE, Carmen.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized por mcarmen. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mcarmen

Escritora de varias novelas: "Tras la estrella del atardecer" (2017) "Ella estuvo allí", "La llamada del comienzo", "Hacia el destino final". "La conquistadora guadalupana"(2016) "Con destino al valor" (libro juvenil) "Los magos de oriente existen" (libro juvenil) "El amor encuentra el modo" (relato corto)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.