Héroe o villano

 

Hola amigos. De nuevo un día triste en mi querida España, aunque gracias a Dios, en mi comunidad, como en la mayoría de la Nación, todo está tranquilo y en paz.

El caso es que después de las últimas novedades, culminadas con el discurso del rey, ayer –día histórico: 3 de octubre 2017–,  quería hacer mi análisis personal y una petición a todos y en especial a los creyentes.

Empezaré confesando sin ningún rubor, que antes de que tuviera que intervenir la policía, para hacer cumplir la ley que el poder judicial CATALÁN dictaminó con respecto al referéndum ilegal, rece un rosario con mis hijos, sin darles muchas explicaciones, por su corta edad. Se lo pedí porque sé que ellos enternecen más a Dios.

No dudo que Dios, sí lo tuvo en cuenta, ya que podía haber sido peor si hubiera habido heridos graves… Pero me sentí  tan mal como cualquiera, al ver lo que finalmente ocurrió. Sin embargo creo que la policía ha sido una víctima más, de quienes instan a la desobediencia de las leyes de un País, instituidas éstas, por la mayoría de los españoles para mantener la concordia. Y me pregunto: ¿Dónde está la voz de la Iglesia en todo esto?

Tras el discurso del rey ayer, considero que la Iglesia debería posicionarse también, ya que los integrantes de mi pueblo son mayoritariamente cristianos. Pero entiendo que debe estar muy meditado y claro. El rey ya lo ha aclarado: Defiende las leyes constitucionales porque son, la única garantía para la paz y la concordia de un pueblo plural. Pero esto implica que quienes vulneren la ley deben ser juzgados y no aplaudidos y seguidos por las masas, deseosas de sentirse héroes, aunque sea con tal incoherencia que más bien parezcan villanos.

Por ello quiero recordar, el comportamiento que tuvo Jesús en su momento, cuando también le llamaron a ser héroe, de ese modo. Mateo 22, 15-22. Porque agitadores siempre ha habido.

Jesús respetó la autoridad del Cesar, a pesar de que no vivían en el Estado de Derecho que sí tenemos nosotros, hasta tal punto, que cuando Herodes tuvo que juzgarle, no pudo condenarle de ningún modo, puesto que no había trasgredido ninguna ley romana. Estaba limpio. Me pregunto si la actual Iglesia de Cristo, también va a tener claro este punto o va a dar alguna autorización a aquellos que actúan en contra de lo establecido por la ley actual.

Lo digo porque incluso he visto como algunos sacerdotes, desde sus púlpitos, defendían esta cuestión. Incluso otros, votaban ilegalmente en iglesias, a la vez que rezaban… También he oído condenas contra la violencia de la guardia civil, pero no contra los que alimentaron que esto ocurriera, al movilizar a las masas, en la desobediencia, retando a todo un país a perder sus derechos y libertades.

Esto ya no es cuestión solamente de política. Aquí también interviene la moral o la doble moral. Jesús fue un héroe porque trató de convertir los corazones con la reflexión y el AMOR incondicional. Aquí veo, que unos se intentan imponer a otros, sin amarse ni reflexionar. El primer paso para la concordia, es el respeto a lo que JUNTOS, se establezca y un debate permanente, para el estudio de cualquier tema que se quiera mejorar. Agitar a las masas en tu propio benefició, es una doble moral, que no proviene de Dios y espero que así se diga, desde donde corresponda, para ayudar a restablecer el orden que nos ha mantenido tantos años, en paz y prosperidad.

Con este deseo, que seguramente se haga realidad porque confío en mi iglesia, reitero la búsqueda de la justicia, sin provocar al hermano.

Tenemos las palabras para hacernos entender, y la respuesta a todo: EL AMOR.

LOVE, Carmen.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized por mcarmen. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mcarmen

Escritora de varias novelas: "Tras la estrella del atardecer" (2017) "Ella estuvo allí", "La llamada del comienzo", "Hacia el destino final". "La conquistadora guadalupana"(2016) "Con destino al valor" (libro juvenil) "Los magos de oriente existen" (libro juvenil) "El amor encuentra el modo" (relato corto)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.