CONVERTIR CORAZONES

 

Hola amigos. Os voy a hablar de un modo de obrar, limpio con consecuencias de igual consideración. Y para ello me voy a valer de personas que actúan así, algunas conocidas y otras no tanto.

Por supuesto, tendría que empezar por aquel a quien todos conocéis, cuya lucha no ha terminado, si no que se prolonga a través de todos los que recogemos su testigo. El Maestro de maestros, decidió despojarse de todo lo terrenal y llenarse de lo espiritual, para obrar sin ataduras, del lado de la verdad, la justicia y la humanidad, sin utilizar ningún tipo de violencia.

Y quiero recalcar lo de: SIN NINGUN TIPO DE VIOLENCIA. Porque la violencia no sólo puede ser física, también lo es psicológica y todos sabemos muy bien, como utilizarla despiadadamente. Sin embargo, en nuestras manos está, el inclinarnos por la violencia, de cualquier género para conseguir nuestros objetivos, o por el contrario, acudir a la fórmula de quienes afrontan el cambio, desde el uso de la TRANSPARENCIA y un comportamiento cívico para con nuestros iguales.

El amor nos hace iguales. Así lo demuestran muchos héroes que lucharon y luchan, con este lema en su corazón. En mi libro, “Con destino al Valor”, describo a mujeres que así lo hicieron y lo hacen: Anna Sullivan, maestra de una sordomuda que logró, gracias a ella, sortear todas las barreras y crear grandes proyectos a este respecto, Hellen Keller, o la extraordinaria Domitila Barrios, que con su lucha pacífica levantó a todo un régimen opresor en Bolivia, o Dorothy Day, comunista estricta que observó como una monja, con la Biblia en la mano, no sólo predicó para los pobres, si no que se despojó de todo, para ser un puente entre ellos y la solidaridad que ella misma entregaba y la de otros, consiguiendo que Dorothy convirtiera su corazón hasta ese grado, sin lugar para la hipocresía. Y así muchas otras que podéis encontrar en mi libro.

El otro día recordaba la lucha del pakistaní Ehsan Ullah Khan, tratando de luchar contra la esclavitud infantil de los países ricos sobre los menos desarrollados económicamente y la de la joven, Malala, Premio Nobel de la Paz, en su lucha porque todos los niñ@s del mundo puedan acceder a la educación, sin cortapisas económicas, sociales o por razón de sexo.

Sus razones son CLARAS, sus argumentos, llenos de VALORES Y VERDADES que todos reconocemos como tales, por eso no hay lugar para utilizar mentiras, verdades a medias, ni violencia. Tienen todo lo que necesitan para que nadie les pueda negar lo que defienden, estemos o no dispuestos a poner de nuestra parte lo necesario, para conseguirlo.

Por eso, una vez más, me uno a ese club. Porque para defender algo limpio, el modo de hacerlo también debe de ser LIMPIO, sin ningún tipo de violencia.

En España lo estamos pasando muy mal, porque de nuevo la violencia trata de imponerse a la PAZ social, con soberbia y mentiras. Pero sabemos cómo debemos hacer las cosas, aquí y en la China: CON VERDADES sin miedo a ser expresadas, ante quienes no las dicen para no desvelar sus verdaderas intenciones  y haciendo las cosas NUEVAS, si es preciso. ¡Animo!

LOVE, Carmen.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized por mcarmen. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mcarmen

Escritora de varias novelas: "Tras la estrella del atardecer" (2017) "Ella estuvo allí", "La llamada del comienzo", "Hacia el destino final". "La conquistadora guadalupana"(2016) "Con destino al valor" (libro juvenil) "Los magos de oriente existen" (libro juvenil) "El amor encuentra el modo" (relato corto)

2 pensamientos en “CONVERTIR CORAZONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.